#259 En #movember y todo el año, #tocateloshuevos. Por @FernandoSamor

El 19 de noviembre es el Día Internacional del Hombre.
El mes de noviembre se dedica a la promoción de la salud masculina 
con el movimiento internacional #Movember.


"¿Y para cuándo el día del hombre?". No falta cada 8 de marzo.
Parece que ninguno de ellos los del rintintiín, no el resto quiere escuchar que sí, que existe. Pero con objetivos muy diferentes (por razones obvias) a las reivindicaciones del Día de la Mujer Trabajadora.
No solo el 19 de noviembre sino durante todo el mes, se recaudan fondos y se habla de salud masculina a través del movimiento internacional #movember. Cáncer de próstata, cáncer de testículos, salud mental e inactividad física son los temas principales.
Por eso nadie mejor que Fernando Sámor para hablarnos de ello. Con una etiqueta directa y fotos sutiles que lo dejan claro: #tocateloshuevos, literalmente.

#tocateloshuevos una vez al mes, hombre.



Para empezar: ¿eres de los nuestros? ¿llevas
ojo de cristal, dentadura postiza, una muleta,
un braguero o un garfio
pechos de goma o entrepierna de goma
costurones que muestren que algo falta? (1)


Cuando tenía 10 años, mi padre adquirió una enciclopedia ilustrada por fascículos semanales (2) que pacientemente compraba todos los jueves, destinada a la mejora de mis tareas escolares. Me encantaban los tres volúmenes dedicados a la historia y la naturaleza, mientras que mi hermano se recreaba en aquellos tomos especializados en aspectos tecnológicos. En un capítulo dedicado a las aplicaciones tecnológicas en el ámbito sanitario, se ilustraban las diferentes prótesis disponibles sobre la imagen de un cuerpo humano. Ojos, dientes, rodillas, testículos. Nos divertía la existencia de esa última prótesis, una forma transparente que yacía sobre el modelo. ¿Cómo era posible? ¿A quién podía faltarle un testículo? Eso no puede perderse tan fácilmente, decíamos. Algunos años más tarde, escuché una conversación de mayores en la que se contaba cómo a un conocido de mis padres le habían practicado una orquiectomía (extirpación quirúrgica del testículo) porque le habían diagnosticado un cáncer testicular. El lugar que había quedado hueco en su escroto, se completó con una prótesis. Casi una vida después, fui yo el que sufrió la amputación, como la denominaba durante aquellos primeros meses, de un testículo causada por el mismo diagnóstico.
El cáncer testicular representa entre el 1% y el 1,5% de los tumores masculinos y el 5% de los urológicos. Estos datos están disponibles en la “Guía clínica sobre el cáncer de testículo”, de la European Association of Urology (3). Si te duele un testículo, si su tamaño ha variado, si has notado algún bulto en el escroto, no te limites únicamente a la lectura de este documento. Lo que yo te recomiendo es que acudas a la consulta de tu médico hoy mismo, no dejes pasar una semana, dos meses o tres años. El tiempo es clave y también la actitud.

En mi caso, fue en la ducha una tarde de verano cuando me alarmé al comprobar que mi testículo derecho había aumentado de tamaño. Lo relato en mi blog (bastante desatendido desde hace tiempo):
“[…] Yo aún desconocía qué pasaba en mi interior. Me había levantado una mañana con el testículo derecho inflamado, duro, pesado. Ya había dejado de ser mío. En la ecografía, el especialista no le dio ninguna importancia. “Lo que me preocupa son esos dos nódulos que hay en el otro testículo”. Entonces llegaron las vacaciones y, como fue un verano de ahorro y yo me comprometí a buscar un sitio barato, fuimos a La Marina, una pedanía de Elche. Me gustaba zambullirme en el agua salada. El testículo perdía entonces la pesadez y el ardor, un calor que quemaba la piel… […] aún tenía la esperanza de que aquella orquitis, que es como se conoce a la inflamación del testículo, fuese algo pasajero, como el mes de julio. Me gustaba entonces permanecer largo tiempo bajo el agua del mar, porque la pesadez y el calor de esa masa que yo aún llamaba mi testículo o mi huevo se desdibujaban.” (4).

Recuerda, el tiempo es crucial, por eso desde mi cuenta de Twitter (@FernandoSamor) os animo a que exploréis vuestros testículos con los hashtags #CheckYourNuts / #TócateLosHuevos (se aceptan propuestas de mejora del mensaje en castellano).

Ahora falta que lo hagas tú


Bibliografía:
(1) Plath, S. (1985). El aspirante. En Ariel (p. 27). Madrid: Hiperión.
(2) Enciclopedia visual Salvat (1981). Barcelona: Salvat.
(3) Albers, P., Albrecht, W., Algaba, F., Bokemeyer, C., Cohn-Cedermark, G., Fizazi, K., Horwich, A., y Laguna, M. P. (2010). Guía clínica sobre el cáncer de testículo. European Association of Urology. Disponible en Guía Clínica sobre el Cáncer de Testículo.
(4) Sámor, F. (27 de julio de 2017). Atlas de anatomía [blog]. Disponible en https://fernandosamor.wordpress.com/2017/07/27/jueves-27-de-julio-de-2017/



 



Blogger invitado: Fernando Sámor es documentalista y superviviente de cáncer testicular. Cada viernes anima a los hombres a hacerse un autoexamen de testículos como prevención, subiendo una foto a Twitter (@FernandoSamor). Su blog: Atlas de anatomía. Diario de Fernando Sámor.



Imágenes: Collages con fotos de Fernando Sámor.

Temas relacionados:
#180 Hombres con Síndrome de Fatiga Crónica
#256 #cancermama A unas les salen alas y otras se las tatúan (Información sobre cáncer de seno masculino al final de la entrada)

Si te gustó, +1. Si socializas, comparte. Si tienes algo que decir, ¡comenta!
Puedes hacerlo como Anónimo con nombre o apodo al final del texto para poder contestarte adecuadamente. 
(Si tienes problemas para comentar desde dispositivo móvil, prueba a entrar desde G+).


No hay comentarios :

Publicar un comentario

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG
Imagen diccionario: Dani Torrent